viernes, junio 29, 2007

El sueño estuvo cerca...

Ya me olía a mar en mis mañanas y a puestas de sol adormecidas... Era difícil, no imposible. Pero el sueño se esfumó tal y como se vino a mi vida, como las olas del mar al estrellarse en la orilla. Fue bonito mientras duró y también fue duro. Pero los sueños, sueños son.

1 comentario:

el chico de la chaqueta azul dijo...

Qué placer tenerte de vuelta!!ya me empezaba a cansar de ver el mismo post invariable durante tanto tiempo..siento si lo has pasado mal..un abrazo