jueves, septiembre 07, 2006

Jirones de existencia

Pasa el tiempo, compañero infame que nunca tiene prisa, y llega el día de despertar...
Mis jirones de existencia
hoy por ti los remiendo
y coso mis hojas hacia atrás
con propósito de enmienda,
con el recuerdo de tus besos
aún clavado en mi espalda;
pero con las ganas de no verte,
con el anhelo de que el hilo
que borde mis lunas
tenga lo bueno de ti
y lo malo de nadie.

Mis jirones de existencia
renuncian hoy -por fin-
a tu nombre.

2 comentarios:

Patriice dijo...

Nada que envidiar Neruda! Me encanta llegar al pueblo y presumir de tener una amiga poetisa. Soy una analfabeta total en este arte, como escritora (por supuesto), pero también como lectora (es una tarea pendiente la de leer en verso, porque no tengo una gran biblioteca de poesía), pero desde luego ya te he anotado en mi lista de poetisas favoritas...

Raquel Rendón dijo...

GRacias wapísima