domingo, septiembre 24, 2006

Las cosas que nunca te dije

Reconozco que me cuesta escribir poemas si mi estado de salud amorosa es bueno, si ninguna pena oculta corroe mi alma y me impulsa a plasmar, lápiz y papel en mano, garabatos sentimentales sobre un fondo blanco. Me cuesta escribir pero anoche, en un arrebato de amor que necesitaba gritar al viento, apoyé mi brazo sobre la barra del Pipi para decir al niño de mis ojos que nunca he sido tan feliz y, al tiempo, darle las gracias por todo.

El olor de tu pelo
se traduce
-una vez más-
en la tranquilidad
de saberte aquí a mi lado.

No sabes si echo de menos
tus ojos
en las noches
en que no estás
sobre las sábanas turquesa.

Ni si tu inmesa sonrisa
es capaz de dar luz
a los días de vacío.

Y es que nunca te digo
-nunca escribo-
que te quiero
más que a nadie,
que tu aire
me hace falta para respirar,
para sentirme viva.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Alguien dijo que cuando se, es feliz se vive y cuando no, se escribe.

Y digo yo que el hombre o la mujer tenía más razón que un santo.

Qué bien que seas tan feliz, hija! Disfrútalo hasta que se te agoten las fuerzas.

Un beso.

P.D. Qué bonita tu plantilla! :p

AnadelRocio dijo...

Me alegro que tu corazón se dedique a vivir el día a día junto a la persona que más quieres. Enhorabuena Josué, y enhorabuena a ti también Rakelilla.
Espero que pasases un buen día de cumpleaños, y que de una vez por tdoas kedemos ehh!!!!

Un besazoooooooooooooooooo