jueves, diciembre 20, 2007

El telón de los disfraces (II)

Hace tiempo os dejé por aquí la letra de una canción maravillosa de Manuel Carrasco, dedicada al teatro Gran Vía, el corazón del carnaval de Isla Cristina, que fue devorado hace poco más de un año por una demoledora pala metálica. El mágico edificio de altos techos y sabor a serpentina ha desaparecido de nuestras vida pero, afortunadamente, siempre permanecerá en nuestra memoria, en nuestros recuerdos carnavaleros y en canciones tan exquisitas como ésta. Besos a todos. He vuelto.

2 comentarios:

Ereskigal9 dijo...

Re-Bienvenidaaa!!!!!Te esperaba impaciente... Y como siempre te has superado ;-)

Anónimo dijo...

¡Espectacular! Este tío hace que quiera ser de Isla o irme ahora mismo a Isla a tirarme en su fina arena o a confundirme con su gente o a recordar aquella comida con una pareja especial que acababa de estrenar su amor en el puerto isleño... Recordar con cariño a Manolo Terraza, humilde y sufrido entrenador del Isla cuando vivió aquel infierno en 2ª División B en la temporada 1998/99. Isla para mí también son tus ojos, donde me miro y me siento en casa, a donde sé que puedo acudir si el tiempo, la confianza y la distancia lo siguen permitiendo. Porque tú eres la morena de la canción de Manuel; tú eres la catedral con sus cigüeñas que adornan el campanario; tú eres aquella voz mágica que llenó de polvo de hadas una noche de junio; tú eres inigualable y, como otras personas que conozco (cada vez menos), haces que este mundo valga la pena y das sentido a la frase 'Feliz Año Nuevo'. Porque tú nunca te pondrás una máscara aunque llegue Carnaval; porque tu disfraz nunca esconde, sólo sugiere, añade, moldea, aporta, suma... UN BESO.